• horizonteszvs

LOS BULBOS (I)


Los bulbos ofrecen una oportunidad única para el embellecimiento del jardín; los hay de distintos colores y formas, atraen a polinizadores y fácilmente pueden crear un efecto impactante en nuestro jardín. En esta entrada me voy a centrar en los bulbos que florecen en primavera y de las posibilidades que ofrecen en el jardín.


Los bulbos son plantas con órganos subterráneos que sirven para almacenar los nutrientes y el material genético de la planta. Pertenecen al grupo de los geófitos que además incluye los tubérculos, los rizomas, los cormos y raíces reservantes.


Antes de pasar a la acción, recomiendo dedicar un tiempo a planificar sobre qué queremos antes de ponernos a plantar los bulbos. Lo que encuentro más útil es hacer un dibujo del jardín y decidir dónde van a ir los bulbos, las especies que queremos introducir y el efecto que deseamos en nuestro jardín en primavera. Así reducimos posibles contratiempos y podemos determinar la cantidad de bulbos que necesitamos comprar.


Los bulbos de primavera

Los más conocidos son los crocus, narcisos, galantus, tulipanes y escilas. Se plantan en otoño para que florezcan en primavera. Se pueden usar de muchas maneras, en monobloques, en el césped, en los bordes de un camino o en jardines de vivaces entre otros.

La gran ventaja de los bulbos es la variedad de colores que puede aportar al jardín, como ya dije, se pueden plantar solos o para complementar con otras plantas vivaces. El interés por plantarlos con otras plantas vivaces es que suelen florecer antes que las vivaces y así aportan color y textura al jardín desde el principio de la primavera, además, no son plantas competitivas y funcionan casi independientemente de las otras plantas. Hay que tener en cuenta que si se plantan entremezclados con las vivaces la densidad de plantación es mucho menor que si se plantan solos en monobloques.


Crocus plantados en masa

Naturalización de crocus y galanthus

La densidad de plantación puede variar dependiendo de como se usen, del tipo de bulbo y del tamaño. Es recomendable seguir las indicaciones del paisajista o del vivero para obtener la densidad óptima dependiendo del impacto visual que deseemos. Otra opción es seguir las indicaciones del sobre donde tiene que indicar la profundidad de plantación, la densidad y el periodo de siembra y floración.

A continuación 3 posibles usos de los bulbos:

  • Monobloques: una única variedad de bulbo plantado en masa. Esto crea un bloque de color con un gran impacto visual, y que se puede utilizar ya sea sobre el césped, en los bordes de los caminos de un jardín o en maceteros. La densidad es la más alta de los tres usos aquí descritos.

  • Combinados con otro tipo de plantas: se pueden combinar con vivaces y herbáceas para complementarlas. En este caso, se plantan bulbos de distintos colores y especies -entre los más comunes para combinar son los tulipanes y los narcisos-. La densidad en este caso varia y se suelen plantar en grupos de entre 20-50 bulbos dependiendo de su tamaño; evidentemente, cuanto más pequeños los bulbos su número a de ser mayor para conseguir un impacto visual atractivo.

  • Naturalizados: es una técnica que está teniendo mucha aceptación y consiste en crear una pradera de bulbos, que pueden ser de la misma o de distintas especies. En este tipo de plantación se busca un efecto próximo al que tendrían si crecieran en la naturaleza de manera salvaje; además, tiene la gran ventaja de que aparecen año tras año.


Otros bulbos

Además de los bulbos de primavera existen otros bulbos que florecen en otoño aunque en este caso encontramos menos variedades. A diferencia de los bulbos de primavera, estes se plantarían entre junio y agosto. Algunos ejemplos son: Alium tuberosum, Colchicum autumnale, Crocus speciosus y Sternbergia lutea.

Lista de bulbos por época de floración

  • Bulbos tempranos en la primavera: Galanthus, Narcisus, muchos crocus también florecen temprano en la primavera como son los crocus gigantes, los tulipanes enanos, los jacintos, Chionodoxas, y los Iris enanos

  • Bulbos de primavera: la gran mayoría de los tulipanes, Galanthus gigantes, y Muscari

  • Bulbos de primavera tardía: los lirios asiáticos, los írises blancos y japoneses, las campanillas blancas, y los anemones

  • Bulbos de verano tardío: en esta categoría encontramos menos variedades, las dalicas, las begonias y los crocosmias

Bulbos de primavera

0 vistas

Zeltia Vega | Paisajismo